viernes, 12 de febrero de 2010



Algún día...


...nadie beberá sin ganas de beber

...nadie tendrá derecho a amarrarse a las tierras en donde no halle plenitud.

...nadie hará pasatismo con otros nadies

... nadie se pondrá en la piel de un snob

...nadie contaminará el suelo por donde camine

...nadie, jamás, se irá de esta vida sin antes sentir amor

...mediocre desafiante el que ose transitar sus días sin deseo.

...nadie “gozará del derecho” a dejarse explotar.

...nadie andará impávido, con desgano; porque -antes- ya habrá caminado
con ímpetu hacia el lugar que tenga su ritmo y su temple.

(y el absoluto de los absolutismos:)

Nadie jamás de los jamases podrá decir “¡No salto!, (aunque triste) me quedo aquí,
cómodo entre el vacío”.

Algún día nadie nos obligará a quedarnos donde no experimentemos plenitud,
a dejarnos explotar, a andar con desgano, a fuerza de la inercia,
a transitar nuestros días sin deseo,
a no llegar hasta las profundidades de nuestro kibutz...

... a no saltar




Imagen
flickr.com/danpeople

No hay comentarios: