sábado, 13 de febrero de 2010

"Voices"





Abro el libro al azar, desafiando a éste con que pueda decirme algo al tono del día.
Página 73, tercera frase:
“Una luz que alumbra muchos caminos, no alumbra un camino”
¿causalidad total?
.
.
.
Cuando el lector se encuentra deliberando entre poner una huerta en el patio que no tiene, viajar al otro hemisferio, o retirarse a un pueblo lejano, creyendo a todos los destinos posibles, aparece este...
...Porchia reverendo
¡Reverendo genio E hijo de puta!
(como todos los buenos escritores)
para cachetearte tu ensalada de nortes.

Creo que ahora estará diciendo:
"Pebete, ¿a cuántos lados al mismo tiempo querés ir?
¿Sólo con ese par de piernas, sólo vos? pts...
Tranquilo y a tono con el clima, tranquilo pero andando"
Y uno que mientras escucha, o creer escuchar,
todavía está destrozando con fuerzas el freno para no comerse el primer badén.

Antonio Porchia,
en “Voces”
leerlo con suavidad y en días agudos.

Moraleja, más vale linterna en mano que cuadras de alumbrado público



((Quisiera citar a quien creó esta belleza de dibujo, pero jamás encontré su nombre))

No hay comentarios: