lunes, 22 de marzo de 2010

Impune pueblo



(Ando como un loco desvelándome en tiempos en que todo pareciera estar despierto;
despierto
y yo digo: “Sin ver”)
-
(No estamos viendo todo lo que está pasando,
no estamos viendo.
Las empresas contaminándolo todo
Y los fenómenos naturales,
mareados, desesperados de caos,
descargan su furia contra el más olvidado.
-
¡Haíti más destruido que pobre!
La hermosa Buenos Aires gira a la derecha con saludo militar
-
El terremoto en Chile también se sintió cerca, aunque queramos pensar:
“Fue tanto tránsito, el movimiento circular que a veces falla y
que ellos se lo merecen más por la puta cordillera”
-
Y sigue diciéndonos el altoparlante familiar: “Qué rica esta tierra, Argentina”,
mientras cuento las monedas para una ensalada de tomates.
-
Miiiiiiiiii Buenos Aires querida
Desaloja el hambre a palazos
Reprime el sueño sin techo de Av. De Mayo, Florida, y Parque Saavedra.
-
Miiiiiiii Buenos Aires querida
Te acalla con el cansancio y la mala paga en un trabajo mediocre.
-
En esta Buenos Aires adorada, dolorosa y cruenta
Comemos poco, tomamos mucho
y a veces alguien nos abre la puerta
para tocarte o leerte una canción.
-
Aquí estamos, ni ustedes ni nosotros,
siendo un cúmulo de deseo por cumplirse,
con hambre y desnudos;
...
cantándole a todo eso que no nos escucha
pero queriendo que le llegue algún eco,
eco, eco, equito...
-
y quizá así, en una de esas, la naturaleza descarga donde debe,
Mi Buenos Aires querida deja de ser esa puta que estoy llorando
Y nosotros nos hacemos cargo de todo este movimiento...




Obra hallada: María Emilia Dussel

No hay comentarios: