sábado, 12 de junio de 2010

Reflexiones sobre el Destiempo












Alguien canta “A destino a destiempo”, 
y el concepto se me aloja
en arrítmica distorsión.

¿Qué es el destiempo? 
¿Hay un destiempo/destino
o será la naturalidad del destino
que dota a las cosas de un tiempo
distinto al que pensamos?

El destiempo es un dictamen que se impone desde afuera. 
¿Quién osa entonces de potestad
para decirnos “A destiempo has ido, sido”?.

¿Si alguien te canta “A destiempo” por no haber impedido
que esa puerta se cierre cuando no querías que suceda,
Si algo te dice “A destiempo” por no haberte animado 
a desnudar las genuinas palabras
que habrían hecho que se quede?...
Entonces, si esto ocurre,
tampoco habrá sido un destiempo de TU tiempo.

Yo también he perdido maravillas
por haberlas cruzado en un tiempo 
en que no estaba preparada para entenderlas....
y que así ocurra es lo más natural...

Lo natural, no siempre es sano,
lo natural no es lo normal,
lo normal no siempre es sano y menos natural
lo sano no siempre es “sano” a los ojos del que ingiere.



Módulo II:  ¿tenacidad o testarudez?

Repito ¿quién puede decirme entonces que actué “A destiempo”,
que tarde dije “sí” o “no te vayas”,
que tarde di el paso o  perdí el miedo?

¡Cambio de noción inmediata!

¡Urgencias! ¡Llamen ya a las urgencias!

Reacciono en la medida de mi ser y mi tiempo,
lo contrario sería a destiempo.






viernes, 11 de junio de 2010

Apéndice de "Reflexiones sobre el Destiempo"

La fruta verde nunca es sabrosa.

No sirve de nada sacudir
el árbol que aún gesta su fruto.



"Te ayudaré a venir si vienes
y a no venir si no vienes"
dijo Porchia