martes, 5 de octubre de 2010

Lo que sucede en la noche





Habrá un alarido en la noche,
un grito más perdido en medio de una ciudad dormida,
sincronizando tal vez con un motor que enciende,
un orgasmo a oscuras,
una tv frenética de zapping,
un sonámbulo que no para de llorar lo que de día no recuerda,
una mujer pariendo en la cocina,
una fiebre repentina,
un llamado,
un muerto de alcohol matando su noche en una puerta ajena

ciudad, cuadrado contenedor de sueños insomnes

combustible, el viento, marihuana,
una muerte súbita en medio del sueño,
unas copas muriendo de risa, un disparo sordo.

Como sucede con todo frasco,
el cuerpo es incertidumbre,
motor de toda auto desconfianza.
(el vidrio es muy resistente...
...hasta que se resbala de unas manos)

¿cómo no habría de suceder todo esto en la noche,
con tanto frasco hostil
esterilizado
antioxidado, lleno de calcio
entre tanta ausencia de la ciencia que nos ratifique un dios,
entre tanto narcótico ilegal,
entre tanto cuerpo dormido o despierto
pero siempre aterrado?

Se buscan respuestas en un alarido,
en las tarjetas de plástico, la TV, y un asfixiado acelerador,
en la calefacción central de un dos ambientes sin hipoteca,
en el decorado del propio frasco,
un disparo, un hijo, un orgasmo.

se buscan respuestas a falta de certificadores del clero,

alivia el caos, taciturna, la respuesta
ella, nuestro supremo narcótico

respuesta:
narcótico,
dios:
narcótico.




(Esta catarsis fue seleccionada
y allí partirá a reunirse con otras en una publicación de EDULP)

Ilustración: Veronica Dominguez Sanchez,
una chica oriunda de Bilbao, España, que hallé por google

No hay comentarios: