lunes, 24 de diciembre de 2012



"Todavia no llegó el cocinero"

Un grupo (Síntoma) con una idea
(que un espacio sea sujeto, muestra y expositor de sí mismo)

(Ruta 5) a través de tres textos:
tres generaciones, tres tipos de relatos, tres miradas

(Fuimos invitados por Síntoma y Dani Badenes al desafió: 
Jerónimo Pinedo, Juan Bautista Duizeide y yo)

Esperamos el resultado de tremenda ensalada saboreando una birra calentita...

27 de diciembre a las 20hs, en Ruta 5 (calle 5 e/ 50 y 51)


Sobre el trabajo:
"Es un punto de la ciudad cargado de producción cultural. Condensa símbolos que expresan una frontera porosa entre diferentes culturas, la tensa convivencia de distintas identidades, el cruce de prácticas contradictorias y el rejunte como modo de ser en la ciudad.
Exponer Ruta 5 no es invitar a un restaurante sino proponer una posibilidad: la de repensar los espacios culturales nodales para La Plata.
La propuesta no consiste en demarcar y distinguir lo Bello de lo Feo, ni lo Bueno de lo Malo. Se trata de señalar el lugar para volver a él con otros ojos y construir una mirada más compleja, densa y comprensiva de la cultura platense"

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Charla - debate:
Ledesma Hoy

La situación socioambiental y laboral de Libertador General San Martín y el estado de los juicios por crímenes de lesa humanidad en la Provincia de Jujuy.

Con la presencia de Oscar Delgado, integrante del Centro de Acción Popular Olga Márquez de Arédez (CAPOMA), de Libertador.

La jornada contará además con una muestra fotográfica a cargo de Norte Profundo y feria de publicaciones temáticas. Lo recaudado será destinado a equipar FM CAPOMA, primera radio comunitaria de la zona.

Jueves - 16 hs
Centro Cultural En Eso Estamos
Calle 8 N° 460 entre 41 y 42


En julio de 1976 la luz de Libertador General San Martín fue cortada durante varios días para que las fuerzas represivas secuestraran a 400 personas, de las cuales 33 continúan desaparecidas. Las “Noches del Apagón” se convirtieron en un emblema de la dictadura y su íntima relación con el poder empresario. Después de años de reclamo social los responsables del ingenio Ledesma, están teniendo que declarar ante la justicia por estos crímenes, en la provincia que había sido definida como la "capital de la impunidad".
Pese a esto, la emergencia habitacional, laboral y ambiental persisten en Libertador y toda la provincia jujeña. Hace poco más de un año cuatro personas fueron asesinadas en medio de una toma de tierras, donde cientos de familias exigían su derecho a la vivienda.
Ledesma sigue siendo un mar de caña que arrincona. Este Complejo Agroindustrial, con presencia en varias provincias, se convirtió en poco tiempo en el principal productor del agrocombustible Bioetanol en Argentina; lo cual proyecta un incremento del monocultivo. A esto se suma la crónica contaminación ambiental con bagazo y el no reconocimiento de las condiciones de trabajo insalubre presentes en distintas plantas, tal como lo reveló la Superintendencia de Riesgos del Trabajo de Jujuy en su inspección de 2006.

Invitan:  
Se agradece difusión

martes, 9 de octubre de 2012

Instrucciones para cruzar un puente


 
En julio de 1976, durante varios días consecutivos, la luz de Libertador General San Martín se cortó para que las fuerzas represivas secuestraran a unas 400 personas. La llamada “Noche del Apagón” –que fueron, en realidad, varias noches- se convirtió en un hecho emblemático de la dictadura y de su íntima relación con un poderoso poder empresario. Ahora, cada aniversario, el pueblo sale a la ruta para dejar en claro que no es Ledesma. Con la consigna “Memoria, tierra, verdad, justicia”, la última marcha fue la más populosa. Acababan de iniciarse los juicios por crímenes de lesa humanidad en la provincia más retrasada en ese plano, y se cumplía un año del desalojo de centenares de familias que tomaron 80 hectáreas del ingenio más grande de América y lloran los cuatro asesinatos de aquella trágica jornada. 50 mil colores cruzaron el puente, de Calilegua a Libertador. Aunque el Ingenio Ledesma sigue contaminando con el bagazo que mata a la población, empieza respirarse otro aire en las calles, en la justicia y en la organización para conseguir vivienda digna frente a los dueños del poder. 

Por Verona Demaestri y Josefina Garzillo
Colaboración: Daniel Badenes

“Porque un puente,
aunque se tenga el deseo de tenderlo
y toda obra sea un puente hacia y desde algo,
no es verdaderamente puente
mientras los hombres no lo crucen.
Un puente es un hombre cruzando un puente”.
Julio Cortázar, Libro de Manuel

domingo, 16 de septiembre de 2012

Apuntes de viaje en boletos de micro




I
Uno va a los viajes sin saber qué de nosotros va dejando de serlo en el camino.
Yo, especie del llano, soy cruzada por especias de las valles.
y así se altera mi paladar; parte de esta cosmogonía hecha de pedacitos.

¡Qué ganas dan de cambiar el mundo cuando recorriendo miles de kilómetros me encuentro idénticas ansias! Qué ganas de sublevarlo todo, todito al mundo este /
cuando siento los pasos 
del torbellino de gentes que avanza



II
Crecimientos

Lo que colmaba se vuelve un zumbido,
una alerta,
ruido imposible desoír
 /
Honda angustia para las bocas que no pronuncien

 
III 
Todo diálogo es un puente
donde encontrarse con las ataduras,
para arrancarlas


IV
Responda por favor
(y sume nuevos interrogantes)

¿Quién robó el abrigo que, en tantos lados, falta?
¿Qué día se detiene el invierno?
¿En cuántos meses le daremos respuesta a las primeras búsquedas?
¿Hay primeras?, ¿hay últimas?
¿Cómo es el rostro de una certeza?

¿Cuánto dura la nostalgia de lo desconocido?
¿Será cierto que los años dan 365 imprecisas vueltas al sol antes de morir?
¿Cuándo se acaban los cuándos?







sábado, 28 de julio de 2012

Viajar

Volver a los lugares que germinaron la cabeza, caminarlos con la conciencia de aquel primer encuentro al hombro.
Oler los paisajes / Saborear sus colores / Desamarrarse las manos en la humedad de esas tierras. Reconocerse distinta, cruzar nuevas calles, desaprender las formas acostumbradas; hablar con otras, decirse entre otros. Viajar con compañeros, y a solas; registrando el avance de los pasos que se inventan a sí mismos.

                        Torcer el rumbo, que nunca es Uno.
                                                        Bucear profundo...
Viajarse Adentro

Imagen


lunes, 2 de julio de 2012

SENTIPENSANTE


Ni alguien nos cría, ni es el viento quien nos amontona / No creemos en las casualidades ni en las gentilezas de un tal azar... / Venimos caminando mucho, desde distintos lugares, juntando preguntas e inquietudes entre piedritas, cúmulos de energía y deseo... 
Ni alguien nos cría, ni es el viento quien nos amontona
Hace tiempo venimos caminando para encontrarnos...
Hermoso trabajo de Sivina Socolovsky. 
Ilustración de libro "Ciudad Laberinto", de Pedro Mañas
 
 

viernes, 15 de junio de 2012

Causas y Gentes

Amaicha del Valle / Imagen - flickr.com/danpeople

 Según el calendario indígena, los años arrancan y se cierran con sol. De este lado del planeta, el nuevo ciclo coincide con el día de menos luz solar sobre nuestro suelo, el 21 de junio. Solsticios de invierno y verano marcan nuestros estados y nuestras pieles. Con el “reinicio del acercamiento” del sol a la tierra se abre, también, el nuevo año agrícola. 
5520, no 2012, son los años que vienen contando los de la tierra.
María escribió en Indymedia invitando al próximo festejo en La Plata. 
Ahí, en esa fiesta hecha de narraciones al calor de la danza, es que quiero recibir mi cumpleaños número 25.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

María, leí ese nombre y no pude no recordarte

María, esa mujer hecha de tierra que me inventé con tus relatos sin entender tanto cuánto me decías
hoy tiene nuevas formas para mí

ella no cambió
soy yo la que vengo andando, siempre medio a tientas, tratando de acercarme a lo que realmente me conmueva.
y es ella
hoy
que me interpela
porque puedo entenderla sin conocerla;
en un momento donde hace tiempo siento que por fin avanzo segura, confianza,
enamorada hacia las causas que me hierven en el cuerpo.

Y mientras ella,
todos los 21 de junio, hace 5 mil años
vendrá diciéndome del festejo del año nuevo.
y recién ahora lo entiendo como propio.
Un año que me referencia y siento enraizado
Yo, la que se pasó la vida programando la próxima huida
de Junín, de mi viejo, de La Plata, de muchas personas
buscando siempre, desorbitada, bastante perdida, otra cosa sin saber qué era.

Nunca me dijiste que mi cumpleaños es el día en que muchos pueblos renacen,
pese a la opresión histórica que los mató mil veces.
Y que ahí están, renaciendo siempre con el sol.
Inquebrantables de vida, surgiendo y cerrándose con él.

Quizá no sabías o inconscientemente habrás presentido que no era mi momento.
(creo que en el fondo los dos supimos demasiadas cosas, pero no eran los tiempos)

no podía dejar de nombrártela. Ella tiene que ver tanto con mis preguntas,
como con las búsquedas que armamos y desarmamos juntos,  
con tantos hermanos con los que compartí inquietudes,
y nos sostuvimos sin saber qué causas propias y del otro estábamos pujando
 
Y lo digo en plurisingular
Sos y Son tan troncales, 
como las causas que ahora le puedo entender a María
me alivia pensar que corrí tanto en dirección opuesta a ese origen que se me impuso
porque había otras cosas que estaban ahí, esperando que las encontrara,
cosas, causas e historias que de verdad me calentaran la sangre y me dieran por fin
refugio,
intensidad,
deseo ferviente por decir Sí, esta raíz dice cosas de lo que soy y en ellas creo.

como una recurrencia que intuyo, va a ser hasta el fin de los días,
me llena de felicidad Reconocer:
nada esto habría llegado si no nos hubiéramos cruzado.
 
Este 21 de junio me trae una certeza que tengo hace poquitos años,
una que feliz puedo decir, con toda la boca y todas las palabras
Se de amor
no ese hecho en imágenes de cursilería,
amor como liberador profundo, entre cualquier par de pares:
Aquello que hacemos nacer entre los compañeros Abrelatas cuando nos vamos cruzando.

---
A través de este texto vuelvo a agradecer a todos ellos.
A todos los hermanos de tierra e ideas con los que nos venimos sembrando, amando
a mis Tintas Verdes, a todas las personas de ese Norte Profundo que me regalaron un pedacito de ellas y marcaron mi camino definitivamente, a Dani Ayala. A cada grupo con el que voy creciendo en la docencia, en ese intercambio cotidiano, donde aprendo tanto: a mis abuelos del alma de Cañuelas y San Vicente, a los compas del taller de radio de la Unidad N° 18 de Gorina, a Santi que feliz se pone al hombro cada proyecto que encaramos juntos, a Mati y Juan, por las charlas y las inquietudes con las que crezco. A los medios y personas que me ayudan a crecer en la palabra escrita. A los que van al frente con firmeza; enamorados,  construyendo con sus causas un mundo distinto. A Jere, hermano inmenso de ideas y motores. A las raíces soberanas que afianzaremos en cada proyecto de huerta comunitaria. A esa bella batalla de amor y trabajo que cotidianamente libra el equipo humano del Hospital de Día del San Martín por una salud digna e integral. A Lu, Flor, Ju, Maga y Valen por la amistad sincera y profunda. Y a Dani, mi compañero de inquietudes, de amor y de causas.  

viernes, 11 de mayo de 2012

Quebrar el silencio


Agrotóxicos, monocultivos, desmontes y minería a cielo abierto. En su mayoría ausentes en la agenda pública, son las bases del modelo económico del país. En una labor consecuente y comprometida, el periodista Darío Aranda se dedica a narrar esa Argentina que no se cuenta. Las notas urgentes las publica en su web http://darioaranda.wordpress.com/, en el periódico Mu o en colaboraciones en Página/12, que a fines de 2011 ganaron la triste repercusión de la censura y el hecho llegó a ser denunciado por la Asamblea de Trabajadores del medio.
En contacto desde hace más de una década con organizaciones, asambleas y foros sociales, desentraña los silencios de una nación que se fundó sobre el genocidio indígena, conocido como la “Campaña al Desierto”, y persiste hasta hoy bajo las formas del agronegocio (soja, caña de azúcar) y la megaminería.
La violación de derechos humanos en materia de salud, medioambiente y autodeterminación por parte de las industrias extractivas y las políticas de estado que permiten su avanzada, pese a la legislación nacional e internacional que protege a las comunidades, son algunas de las problemáticas narradas.
Además de unas 60 crónicas, puede descargarse el primer capítulo de su libro, publicado en 2010, que recoge las resistencias indígenas en nuestro territorio.
En la lista de consecuencias, nada es novedad para los pueblos que resisten: pérdida de territorios y prácticas de vida, inundaciones evitables y persecuciones. Frente a un contexto donde las luchas por la vida y el territorio pujan contra la represión a escala nacional, la lectura del periodismo crítico de Aranda se vuelve una necesidad.

jueves, 3 de mayo de 2012

El latir de la memoria

Para La Pulseada
“Inacayal, la negación de nuestra identidad”, narra la vida del cacique mapuche que terminó capturado durante la campaña militar de Roca y puesto en cautiverio en el Museo de La Plata como trofeo de guerra. Sus realizadores, Myriam Angueira y Guillermo Glass, reclaman por la restitución completa de los restos humanos que aún se conservan en museos, como parte de una reparación histórica todavía pendiente. El documental se presentará por primera vez en nuestra ciudad el 18 de mayo en otra de las actividades previstas por los 10 años de La Pulseada.

 “No hay historia muda. Por mucho que la quemen, por mucho que la rompan, por mucho que la mientan,  la memoria humana se niega a callarse la boca. El tiempo que fue sigue latiendo”  Eduardo Galeano


 La comunidad mapuche es la protagonista del documental de Myriam Angueira y Guillermo Glass, que gira en torno a la vida del cacique Modesto Inacayal, guerrero huiliche, héroe patagónico silenciado, secuestrado por la campaña militar de Julio Argentino Roca en 1880 y obligado al cautiverio hasta su muerte, en el Museo de la Plata (La Pulseada 43), institución que guardó –y exhibió- sus restos como “trofeo de guerra” durante más de un siglo.
Las imágenes de lagos, montañas y tierras del noroeste de la actual provincia de Chubut dan inicio al documental. Tecka, cerca del Lago Nahuel Huapi, fue el espacio de vida y resistencia de Inacayal y su comunidad, y uno de los sitios donde se ejecutó el primer genocidio cometido por el Estado argentino en lo que definió como su territorio.
“Julio Roca quería algo épico, quería ser Napoléon. Necesitaba 200 hombres y llevó 6.000, en una campaña de exterminio que fue cofinanciada por la Sociedad Rural y firmada por el bisabuelo de Martínez de Hoz”, explica Marcelo Valko, uno de los investigadores que pone su voz en el documental, junto a Osvaldo Bayer, Walter Delrío y los integrantes del Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social (GUIAS). Las consecuencias: 41 millones de hectáreas arrebatas, posteriormente regaladas o vendidas a 1800 terratenientes, unos siete campos de concentración en Junín, Olavarría, Isla Martín García, Trelew, General Conesa, Valcheta y el Tigre, y 19 mil muertos. “Querían tierra para que sus vacas coman pasto”, sentencia Valko.
Inacayal, la negación de nuestra identidad es una crónica de ese horror: pone al descubierto la codicia civil y militar, la discriminación, las torturas y otras aberraciones avaladas por el Estado, parte del periodismo de la época e incluso instituciones “científicas” como el museo platense.
A través de sus 48 minutos, el film recoge testimonios de varios integrantes de la comunidad Mapuche-Tehuelche de Chubut y Bariloche, que reconstruyen la historia de su pueblo y la persistencia de la opresión. El más estremecedor es el discurso de agradecimiento que Mercedes Nahuelpan, nieta de Inacayal, pronunció en 1994 durante el acto en que supuestamente se restituyeron los restos del cacique, en la localidad de Tecka. La reparación que no existió es uno de los ejes central del documental: doce años después de aquella ceremonia, el trabajo de GUIAS descubrió que el Museo platense aún conserva el cerebro y el cuero cabelludo del lonko Inacayal.
“El trabajo nos convirtió en militantes de la causa por la restitución”, explica la documentalista Myriam Angueira, en los pasillos del espacio INCAA de Buenos Aires, luego del preestreno. “La ciencia no tiene justificativos para tener restos humanos dentro de los museos. Esto es algo mucho más profundo, se está pidiendo un poco de humanidad, donde nunca la hubo, como parte de una lucha contra la discriminación que continúa presente”.
Angueira asegura que la desestimación es una constante: “Grabando nos ocurrió que un intendente de Chubut nos dijo ‘muy lindo que hagan algo sobre Inacayal, pero esto de pedir por la restitución es muy morbo´. El hombre que pensaba esto era muy peronista, en su despacho tenía una foto de Perón y le respondí: ‘Escucheme señor, si encontramos las manos del General, ¿qué hacemos, las vamos a tirar? Si sabemos que los restos están, ¿cómo no se van a devolver? Esa anécdota para nosotros fue muy fuerte porque demuestra la vigencia que tiene el pensamiento opresor dentro de nuestro pueblo”.
El documental pone el foco justo donde la historia oficial ha intentado instalar el silencio: “no somos un estado blanco que sólo bajó de los barcos: más del 50% de la sociedad tenemos sangre indígena. El genocidio de fines del siglo XIX, vuelve a repetirse 100 años después, con el engaño. Si no hay justicia, el ciclo se repite”.
En el diálogo con La Pulseada, Marcelo Valko aprovecha para dejar en claro: “No vamos con mentiras, no vamos con la infamia, esto no es una venganza; es la historia. La obra maestra de la oligarquía se está quebrando. Anteojito ya no va más, Kapeluz tampoco. Acá viene otra historia, una que va a probar lo que sucedió. Lo que sucedió es un horror, porque todo se hubiera hecho del mismo modo sin los robos de chicos, sin contagiar de viruela a la gente”. Y celebra el latir del audiovisual: “Los documentales llegan, son más potentes que los libros, van a entrar en las escuelas, la historia va a cambiar y vamos a tener ese país fraterno que pensaban Moreno, Castelli y Belgrano, cuando decretaron la abolición de la esclavitud y la tortura. Vamos a volver a ese país fraterno gracias a los trabajos como éste”.

El proyecto

En 2010 Guillermo Glass y Myriam Anguerira se presentaron a un concurso convocado desde el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) por el Bicentenario. Con la temática El Camino de los Héroes, Inacayal fue seleccionado para representar a Chubut dentro de un proyecto que involucra a documentalistas de todas las provincias del país. “La mayoría está orientada a trabajar sobre figuras regionales silenciadas. En nuestro caso, cuando nos enteramos de la convocatoria, el nombre de Inacayal surgió de inmediato. Guillermo Glass es de Chubut, Leonardo de Bella, que se encargó de la investigación, tenía muy presente la historia, y yo venía de una relación de amistad con la familia Nahuelpan y la comunidad mapuche por trabajos anteriores”, cuenta Angueira.
Los testimonios fueron filmados entre septiembre y diciembre de 2010. “Una vez que terminamos el montaje, entregamos el máster y ahora estamos esperando el estreno definitivo. Mientras tanto buscamos mostrar la película en distintos ámbitos para que Inacayal comience su viaje” explica la realizadora.
Algunos de los materiales de esa convocatoria ya se están presentando dentro de las salas del INCAA y otros aún se encuentran en proceso de realización. Cuando todos hayan concluido, se prevé la proyección de la totalidad de las series en el canal público de televisión digital INCAA TV.

domingo, 26 de febrero de 2012

LOS SUBVERDES / Stella Calloni



Nosotros
los subdesarrollados
los subalimentados con ciertas hojas
y ciertas asperezas
los subamados
los subamantes
los subverdes, los subversivos
y subabúlicos habitantes
de esta tierra caliente, ritual
y tropical y metalífera
y ríos de agua y ríos de semen
para abrevar a ciertos turistas "inocentes",
que bailamos macumba
y son y tangosón y bóngoro
y a veces
nos suicidamos lentamente bailando,
que amamos de una manera ciertamente baja
con amantes y amados muertos
de crimen pasional, como se dice,
de hijos de indios, de hijos de españoles,
de hijos de negros, de hijos de italianos
de hijos nomás que somos todavía
y no para siempre hijos que debemos ser.

Nosotros, los subverdes
los perfectos amantes latinos,
hermosos como látigos,
pero que no servimos para el "executive man"
que nos planearon.

A veces uno muere enfermo de ternura
y sus huesos se agitan por el mundo
con sus escamas verdes
las llagas de los pies en el zapato,
entonces alguien dice: ese era de América
de América del Sur,
pero sucede: el fuego que el salvaje
ha encendido por el mundo
los ha vuelto cenizas, de repente.

lunes, 2 de enero de 2012

La imagen como herramienta de denuncia

Unido a la fotografía desde hace 12 años, Gabriel Galan se volcó al oficio documental en la búsqueda de un relato que tome partido y supere los patrones estéticos. Meses después de haber montado su muestra Realidades Encontradas en el Centro Cultural Islas Malvinas, dialogó con La Pulseada sobre su recorrido, los alcances de la obra y la necesidad de que la imagen motorice conciencias.

Por Josefina Garzillo


El fotógrafo puede ser efímero; no su mirada, no su acción.
Abocado a dar testimonio de su contexto a través del documentalismo, Gabriel Galan reniega de las visiones objetivistas. Argumenta que “los trabajos siempre van a estar atravesados por nuestra vida y nuestra historia”. Primero fueron las artes plásticas, hasta que la fotografía lo atrapó: “Tenía 24 años, ya estudiaba fotografía, pero era algo que mantenía en segundo plano. En unas vacaciones por la Quebrada de Humahuaca e Iruya me di cuenta de que empezaba a romper con el método que había aprendido, porque las situaciones me lo demandaban. Sin saberlo, estaba haciendo documentalismo de cada cosa que vivía, entrando en relación con la gente, compartiendo, aprendiendo. Cuando volví a La Plata me aboqué de lleno y ya no quise salirme de ese camino”.
Gabriel prepara mate, mientras despliega sus trabajos. La serie de Realidades Encontradas, las imágenes del recorrido por el norte y muchas otras, se irán sumando a la mesa de su cuarto-estudio durante las dos horas de charla.
Mientras repasa aquellos primeros registros documentales que determinaron su modo de hacer y entender la fotografía, reflexiona sobre el oficio: “El impacto de estar inmerso en una situación de tensión te pone en perspectiva con la responsabilidad que estás asumiendo. El documentalismo –agrega- constituye la herramienta a través de la que se puede expresar e informar sobre el pulso de nuestro contexto, dando a conocer ciertas cosas con toda la fuerza que la imagen posee como herramienta de denuncia”.
Consciente de que las escuelas de la imagen no forman en esa ramaGalan explica que debió desandar el camino del método y la estructura aprendidos para incursionar de manera autodidacta en un modo de registro más profundo. “En la mayoría de los casos, el alumno recibe un ambiente de estudio armado, con una iluminación direccionada y con pocas posibilidades de explorar más allá de ese ambiente montado. Me costó mucho salirme de esa primera educación que recibí, que es netamente ‘paisaje urbano’, un tipo de rama que hace mucho hincapié en la composición, una foto muy estructurada en función del equilibrio del espacio y los objetos; todas herramientas muy útiles, pero que en demasía hacen desviar la vista del pulso social que tiene una escena”.
Recuerda que en ese momento se “mantenía haciendo eventos, cosa que no era mi meta, pero me ayudaba a solventar mis clases y a la fotografía documental no la entendía mucho, era la pata en la que me faltaba incursionar. Cada foto que hacía era una postal, fotos muy bellas, pero le faltaba sentimiento, le faltaba sangre. Ese viaje implicó un quiebre. Antes decía que hacía fotografía; recién a la vuelta asumí un rol definido y me dije ‘soy fotógrafo’”.



El lugar de los pibes
Su serie Realidades Encontradas, expuesta en mayo en el Centro Cultural Islas Malvinas, buscó generar un espacio para discutir el modo en que se aborda la problemática de la inseguridad. Las imágenes fueron recolectadas en los distintos hechos policiales que cubrió para el Diario Hoy y el sitio de comunicación colectiva Indymedia.
Galan recuerda el impacto de aquella muestra“Mucha gente se acercó a agradecerme, a alentarme y otros a decirme que no podía estar mostrando eso, que era de mal gusto”. Mientras los visitantes recorrían la sala, un audio relataba aquello que el fotógrafo había experimentado durante los registros: “Mi realidad fue estar ahí, chocando con otras. (…) Mostrar la mía en estas imágenes, es mostrar la de otros también. Delincuencia, necesidad, gatillo fácil, impunidad, responsabilidades, diferencias e indiferencias, faltas y sobras. (…) La realidad de uno afecta en la del otro y viceversa. Las responsabilidades asumidas y aquellas a las que les damos la espalda, constituyen otra forma de crear una realidad. (…) Aquí me paré para capturar estas imágenes”.
Pensar una serie que discutiera las escenas y la concepción del delito, surgió después de que Gabriel se acercara a una jornada de la Asamblea Permanente por los Derechos de la Niñez, donde trabajó sobre la brutal represión que la policía ejerció en 2008 contra los chicos que dormían en Plaza San Martín. A partir de ahí, se dedicó a recolectar material durante dos años. “Emprender este trabajo fue chocarme conmigo mismo, con mi realidad y la de los otros y esos otros eran chicos en su mayoría. Hablo de ‘realidades encontradas’ porque es ese el concepto que incluye a la infinidad de escenas que viven en cualquier hecho policial. Ese cruce fue lo que me llevó a preguntarme ¿qué hago con todo esto, desde qué punto lo muestro? ¿Voy a mostrar algo frívolo, manteniéndome a un costado o voy a tomar partido? El modo en que se están haciendo las cosas no está bien. El miedo y el rechazo de la opulencia generan violencia. Es necesario que se haga algo por los chicos. Esa es mi posición porque ellos deben estar bien. Con el trabajo apunto a por lo menos generar conciencia”.
La muestra concluía con la imagen de unos nenes saltando a la soga. “Ese es el lugar que deben ocupar, quería que mi visión quedara bien clara”, asegura para La Pulseada.

Alrededor de La Mandarina

Días después de haber presentado Realidades Encontradas, Galan comenzó a darle identidad al proyecto de La Mandarina, un grupo que gestó dos instancias de encuentro entre fotógrafos de la ciudad, a través de muestras temáticas y colectivas.
Gabriel explica que “a la fotógrafa Fátima Pérez le habían ofrecido un espacio en la casa Nuestramérica de 60 entre 16 y 17, donde doy un taller de fotografía documental, y así surgió la posibilidad de explotar culturalmente una de sus salas. Nos propusimos organizar ciclos de exposiciones donde la persona que no tenía posibilidad de colgar en una sala porque recién estaba arrancando, pudiera cruzarse con quienes tienen 30 años de oficio, para que se relacionen y proyecten en conjunto”.
Durante sus dos ediciones, La Mandarina nucleó a diversos autores que trabajan en el documentalismo, con el fin de pluralizar las miradas sobre una misma temática. “Mantener la disposición visual de una sala es importante para que las obras se aprecien. Para esto decidimos hacer una selección previa de todo lo recibido y así logramos que expusieran alrededor de 14 fotógrafos”.
El grupo eligió llamar Frida Kahlo a su sala de exposición. Es por eso que el primer montaje colectivo se pensó en función de La mujer y el compromiso social. “La propuesta estuvo dirigida a fotógrafas y la respuesta fue inmensa. La segunda convocatoria también contó con una repercusión relevante dentro de las redes sociales y quienes participaron, lo hicieron bajo la temática: Contextos de trabajo”.
“Somos muchos los fotógrafos en La Plata y por esto, más allá de la exposición en sí, intentamos propiciar un ambiente donde cruzarnos, intercambiar opiniones, mirarnos y conocernos. El abaratamiento de la tecnología ayudó mucho; si bien aprender continúa siendo caro, antes esta era una disciplina para muy pocos. Con La Mandarina -concluye Galan- buscamos retomar el aspecto positivo que conlleva que cada vez más gente se acerque a la foto y aprovechar la diversidad de perspectivas que van surgiendo”.