martes, 9 de octubre de 2012

Instrucciones para cruzar un puente


 
En julio de 1976, durante varios días consecutivos, la luz de Libertador General San Martín se cortó para que las fuerzas represivas secuestraran a unas 400 personas. La llamada “Noche del Apagón” –que fueron, en realidad, varias noches- se convirtió en un hecho emblemático de la dictadura y de su íntima relación con un poderoso poder empresario. Ahora, cada aniversario, el pueblo sale a la ruta para dejar en claro que no es Ledesma. Con la consigna “Memoria, tierra, verdad, justicia”, la última marcha fue la más populosa. Acababan de iniciarse los juicios por crímenes de lesa humanidad en la provincia más retrasada en ese plano, y se cumplía un año del desalojo de centenares de familias que tomaron 80 hectáreas del ingenio más grande de América y lloran los cuatro asesinatos de aquella trágica jornada. 50 mil colores cruzaron el puente, de Calilegua a Libertador. Aunque el Ingenio Ledesma sigue contaminando con el bagazo que mata a la población, empieza respirarse otro aire en las calles, en la justicia y en la organización para conseguir vivienda digna frente a los dueños del poder. 

Por Verona Demaestri y Josefina Garzillo
Colaboración: Daniel Badenes

“Porque un puente,
aunque se tenga el deseo de tenderlo
y toda obra sea un puente hacia y desde algo,
no es verdaderamente puente
mientras los hombres no lo crucen.
Un puente es un hombre cruzando un puente”.
Julio Cortázar, Libro de Manuel