sábado, 17 de enero de 2015

Ir siendo


...tenemos sed y paciencias de animal (Juan Gelman)


-Ya no puedo volver a ser la misma.
-Nunca se es la misma. Me dice Vero mientras señala la constelación de Orion, en este cielo estrelladísimo que compartimos con un cigarrillo en medio del campo patagónico.

Le digo que tiene razón, aunque igual -pienso- esta vez es especial, especial como fueron otras.
-Ya no puedo volver a ser la misma.

Salí a buscar y estoy encontrando, descubriendo mucho. Casi no me da el aliento para asimilar tanta intensidad. Mi cuerpo está extasiadísimo, emocionadísimo.

En este ambiente natural en que vivo hace varios días, con las patas llenas de tierra liviana, con la piel algo más curtida que cuando llegué; se va liberando mi animal.
Y como buena mamífera, busco hundirme en la mata para hacerme un poco de guarida y largar algo de este sentir palpitante que no siempre se comparte. Es el encuentro con una misma en medio de las rebelaciones con B bien larga.


Es la necesidad del primer llanto cuando la experiencia moviliza. 
Sí, también podría compartirlo, 
pero esta vez...

(Me voy metiendo en el monte. Lamiendo esta piel nueva que lleva debajo las
memorias de las otras)

Algo en mí se está abriendo
El desgarro es placentero.

¿Cómo no entregarse a este vuelo?




24 de diciembre de 2014


No hay comentarios: