domingo, 15 de mayo de 2016

TRUENO 1


LA BUENA ESTRELLA
Relatos tejidos en viaje por América Latina


TRUENO 1

Una Flor del Aire* en búsqueda


¿De qué están hechas estas historias? 
de agua y truenos 
de campos reverdecidos y mares revueltos 
y deseo...

...escritas en un cuaderno pequeño, en buses de corta y larga distancia, en decenas de camas y cuartos y playas y sierras y ríos. Transcripción de sueños y de historias que escucho, recetas de cocina, sabores nuevos que regala el camino y las guías del I Ching y la intuición como abrigos.

Relatos como truenos. Destellos que alumbran el andar. Espontáneos, catárticos: dan cuerpo a estas crónicas cotidianas. A medida que resuenan, que caen en la tierra, van anidando La Buena Estrella: un proyecto más amplio donde reunir los registros de esta experiencia por Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. Hay textos, fotos, audios y algunos videos donde intento captar situaciones de una vida que se crea y transforma en movimiento. 

El cuaderno / viaje se llama La Buena Estrella; en memoria de la carta que me salió en la última tirada de tarot, con interpretación de Jodorowski**, que Kathy nos regaló a Bren, Flor y a mí en La Plata, a días de nuestros arranques. Entonces ese nombre es un agradecimiento a la amistad, a la magia que todo lo atraviesa cuando la dejamos ser y los desafíos que enfrentamos para salir de las zonas de confort. La Buena Estrella es, además, una certeza que crece: atraemos lo que vibramos. Para atraer lo bello hay que vibrar desde y hacia ahí. Y para eso hace falta deconstruirnos mucho. 
Con este símbolo evoco, ante todo, a esa esperanza de libertad que late en nuestro continente, que fui encontrando en el andar. Esta inquietud se la debo a los colectivos y asambleas ambientales de Argentina, con las que aprendí a trabajar de distintas formas para cuidar nuestros territorios de la destrucción que imponen las corporaciones mineras, petroleras y de cultivos transgénicos.
Recorriendo latinoamérica, pueblos de vida sencilla, reafirmo que ninguna persona quiere las bombas de la guerra, ni la dinamita de la megaminería, ni la imposición del miedo de algunos gobiernos. No conocí un sólo lugar, donde alguien me diga que es feliz en medio de la contaminación, la hostilidad y la competencia que las grandes empresas plantan en sus barrios y pueblos; siempre que haya agua y tierra para cultivar.

Este viaje entonces es una revaloración de las energías dadoras de vida:

Agua, 
  aire, 
tierra, 
fuego. 
Viajar también es un ejercicio para desprenderme de las pieles viejas que ya no quiero que me cubran, para reforzar aún más mi identidad verde, hija de agua dulce, de mamá fuerte, campesina y laburante, recontra hija latinoamericana del sur. Que existe por la poesía y por la música, por todas las formas de creatividad que nuestra especie inventa para no vernos tragados por el propio caos.



*La Flor o Clavel del Aire es conocida científicamente como Tillandsia, pero ella prefiere presentarse así: “Dicen que pertenezco a un género con más de 650 especies. Ando en desiertos, bosques y montañas del Norte, Centro y Sudamérica; aunque mi lugar en el mundo es la humedad subtropical de América del Sur. Las raíces me sirven para sujetarme a los árboles, rocas, techos y hasta cables de teléfono a los que a veces me engancho, sin ser parásito. Porque el alimento y el agua lo tomo literalmente del aire, a través de mis hojas. Pocas de nosotras crecemos directamente en la tierra”. Oí hablar de la flor del aire en 2012 gracias a las asambleas del norte argentino con las que trabajo; las cuales eligieron ese nombre para su periódico ambiental. Tres años después, en un contexto marcado por la necesidad de encarar cambios profundos que me permitieran vivir nuevas experiencias, la flor del aire reapareció. Ella representa la cosmovisión de raíz aérea, que nace con el deseo de recorrer América Latina. Hoy, mientras viajo por Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, tejo, encuaderno, cocino y escribo. Sobre todo, escribo. Relatos como truenos. Truenos como símbolo de este andar cotidiano que agita y conmueve.
**Alejandro Jodorowski es un artista multidisciplinario chileno, que creó una nueva interpretación del tarot y distintas técnicas de terapia psicomágica; las cuales están basadas en atravesar el trauma no sólo con el análisis racional, sino también el emocional e involucrando al cuerpo como territorio donde se imprimen memorias profundas.

2 comentarios:

vale valeria dijo...

vos por allá escribiendo y yo desde acá, leyendo. un gusto

Sebas dijo...

gracias por estar alla, y por darte una vuelta cada tanto por aca, para abrazarnos un poco, en forma de palabras y de sonrisas que se imaginan.. (o se ven?) =)